domingo, 28 de junio de 2015

Ciclo de conferencias: Hitos de la Cultura Japonesa.


Hace poco más de una semana que dimos la última clase de nuestro curso "Hitos de la cultura japonesa". Pese a su brevedad, ya que fue diseñado específicamente para 3 únicas clases, creemos que el resultado ha sido más que satisfactorio, tanto para nosotros como para quienes asistían al aula. Cuando ideamos Círculo Cultural Perseo decidimos tratar de ampliar la oferta cultural y educativa tanto como nos fuera posible, incluyendo una serie de pequeños cursos de carácter divulgativo y de temática muy variada impartidos por nosotros mismos. Agradecemos enormemente a todos aquellos que asistieron la oportunidad que nos habéis dado para crecer y seguir adelante.

El curso "Hitos de la cultura japonesa" fue diseñado con el pretexto de acercar el país nipón hasta nosotros de una manera sencilla y cómoda, pero que a su vez, tratando de ser bastante exhaustivo. Para cumplir estos objetivos hemos repasado su historia, religiosidad y rasgos culturales más prominentes o llamativos, todo ello acompañado de un soporte visual que complementaba el aporte teórico. En un futuro, no sólo esperamos retomar este curso ante un nuevo público, sino que pretendemos ampliar este ciclo con otros países o culturas que puedan resultar igual de fascinantes. Éste ha sido el primer paso de muchos que quedan por dar, y con esfuerzo, ilusión y el apoyo que nos ofrecéis a diario, estamos seguros de que vamos por el buen camino. Una vez más, desde Círculo Cultural Perseo, os damos las gracias.


El país del sol naciente

La decisión de escoger Japón como la primera de nuestras paradas fue bastante sencilla. La lejanía del archipiélago japonés hace complicado a cualquier curioso viajar hasta allí, de modo que quizás, lo más práctico era traerlo hasta nosotros. Hay pocos lugares en el mundo que puedan seducir tanto al público como lo consigue este país: su insularidad e historia particular forjaron una nación de rasgos únicos. Por otra parte, como historiadores, somos conscientes de que oriente despierta una enorme curiosidad gracias a un riquísimo legado cultural, que nos es en gran parte desconocido para el público general.

Para lograr nuestro objetivo decidimos crear un temario que no dejara demasiados aspectos en el aire, aunque sin olvidar que debíamos tener cuidado de no excedernos con el contenido ante la brevedad del curso. En el equilibrio estaba la clave.

Durante la primera jornada abordamos una serie de características básicas que creímos fundamentales para edificar todo el temario posterior: la geografía de Japón y el contexto histórico. La insularidad de Japón facilitó el aislamiento de sus habitantes tanto con los países vecinos como con otros más lejanos. Esto no significó necesariamente que Japón no se viera influenciado por otros estados, pero sí condicionó fuertemente su idiosincrasia, algo que queda completamente al descubierto en cuanto nos sumergimos en su historia. Por otra parte, al prestar atención a esto último, descubrimos que el desarrollo histórico del archipiélago japonés es como poco bastante llamativo. Hablamos de un país que durante siglos apenas tuvo influencia externa (y que tampoco influyó en el desarrollo de otros estados), y que sorprendentemente, consiguió evitar ser colonizado por las potencias europeas para acabar convirtiéndose en un imperio colonial propio, en un margen de tiempo sorprendentemente pequeño.

Durante la segunda jornada, nuestra atención se centró principalmente en la religiosidad y creencias del pueblo japonés, al tiempo que acabamos analizando el impacto que tuvo occidente así como la propagación del cristianismo dentro de sus fronteras. Para dar solución a lo primero, repasamos los aspectos fundamentales del budismo y del sintoísmo (la religión nativa del pueblo japonés), incluyendo una buena selección de sus leyendas y mitología. Para lo segundo, no sólo revisamos el contacto que tuvieron con los primeros europeos, sino que observamos el cambio cultural y político que significó para el pueblo nipón.

video


Finalmente, la tercera jornada nos dio la oportunidad de exponer las figuras más emblemáticas de la historia japonesa como fueron los samurái, los shinobi o ninja y las geisha. Gracias al cine y la televisión, todos tenemos en mayor o en menor medida una idea preconcebida de quiénes eran estos personajes, pero consideramos fundamental enfocar nuestro esfuerzo en separar la realidad histórica de la visión subjetiva que de ellos tenemos. Para finalizar, no quisimos dejar de echar un vistazo a algunas de las manifestaciones artísticas más tradicionales de Japón como el ikebana o arreglo floral, el origami o la ceremonia del té.

En definitiva, consideramos que nuestra idea de englobar los aspectos más sustanciales de la historia de Japón en un ciclo breve pero a su vez, que fuera notable en su contenido y forma, fue bien acogida por nuestros asistentes. De esta manera, estamos convencidos de que esta experiencia se repetirá y ampliará en un futuro.

Como hemos dicho anteriormente, sin vosotros, nada de esto sería posible. Gracias.


No hay comentarios:

Publicar un comentario